Split

Split


Dicen que si tocas el dedo gordo del pie de la estatua de Grugur Ninski te dará suerte, te darás cuenta de la cantidad de personas que le han frotado el dedo, por cómo le brilla. Si paseas por la Riva de Split, lo estarás haciendo por el paseo marítimo, y al final de éste, llegarás a la Plaza de la República (herencia de los venecianos).