Verona

Verona


Gracias a Romeo y Julieta se ha convertido en un destino turístico de enamorados, sin embargo, Shakespeare nunca la visitó. En la casa de Julieta puedes dejar una tarjeta con mensajes de amor, hay tal cantidad que el ayuntamiento tiene que retirarlas dos veces al año. En la Piazza Bra descubrirás un anfiteatro romano de mármol rosado que a pesar de que sobrevivió a un terremoto, es de los mejor conservados.