Budapest

Budapest


Los leones del puente de las cadenas no tienen lengua, y es una ciudad repleta de amuletos. Un policía de la época colonial, además de traerte suerte, te ayudará a no engordar. Si te montas en el amphicoach, descubrirás que los autobuses pueden ir por el agua.